Me presento como un guayaquileño y con mucho orgullo, nacido en “la ciudad de la chupa, los amores desenfrenados y el peloteo por las tardes” como lo dijo algún presidente ‘loco’ de nuestro país. Pero los que vivimos en Guayaquil a un ritmo de vida citadino, sabemos de qué esta hecha la otra cara de la estampa rutinaria: Calles grises, tráfico, ruido y delincuencia. Entonces es cuando cierta agobia invade a los precursores

Read more